Científica mexicana logra convertir ventanas en placas solares

esolar

Tecnología latinoamericana al servicio del planeta, estas noticias me hacen sentir orgullosa de mi origen hispano. Sandra Casillas, investigadora del Instituto Tecnológico de la Laguna en Torreón (México), ha diseñado dos celdas innovadoras que logran convertir ventanas en un panel solar, capaz de captar hasta ocho volts de energía y recargar aparatos electrónicos.La catedrática combinó en cada una de las celdas dos materiales diferentes. Una celda la hizo de cobre y zinc y la segunda de selenio y telurio, destacando que la última resulta ser más eficiente debido a las características de conducción de sus metales.Los beneficios de su invento son instantáneos, tan sólo se necesita colocarlo en la ventana y conectar los dos hilos de cobre con los que cuenta para poder hacer uso de la energía solar. La científica destaca que las celdas son en un 30% más económicas que las celdas convencionales que se comercializan hoy en día en Europa. Además comentó que para crear la película de las celdas utilizó empaques de alimentos, a base de los cuales generó un polímero transparente con varias capas que permiten a las ventanas producir electricidad.

Sus beneficios son instantáneos, tan sólo se necesita colocar en la ventana y conectar los dos hilos de cobre con los que cuenta para poder hacer uso de la energía. Las celdas Tandem son 30 por ciento más económica que las convencionales y sólo se comercializan en Europa, refiere la especialista.

Añade que el metro cuadrado tiene un costo de 350 pesos, económico en comparación con las celdas solares que aumentan su precio por el diseño de un espacio para almacenar la energía.

La investigadora comenta que para crear la película de la celda se basó en los empaques de alimentos, los cuales constan de tres capas que se unen. “Usamos esa tecnología en la celda Tandem para generar un polímero transparente con varias capas y que a través de ellas se produzca electricidad”.

Tomó como referencia el plástico SBS (Estireno-Butadieno-Estireno), el cual permite el paso de oxígeno por ambos lados de vidrio y ver a través del mismo, incluso si hay mucha humedad en el cuarto no se forman gotas. “Lo que hicimos fue colocar nanopartículas de diferentes materiales y pusimos entre el cristal y la celda un túnel de magnesio que hace que la ventana no se caliente”.

La maestra en ingeniería de los materiales cuenta que este material se usó después de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos.“A los norteamericanos no les gustaba recibir verdura en empaque con agujeritos, en ese entonces nosotros les enviamos lechugas envueltas en polietileno, el cual tiene esos pequeños orificios que evitan oxidación, pero se tuvo que recurrir a la ingeniería para utilizar otro material que tuviera la misma función, entonces se encontró el SBS que parece polietileno pero deja pasar el oxígeno y conserva la verdura”.

Sandra Casillas, organiza la Expo Ciencias Coahuila, Durango Norte, comenta que existe poco apoyo económico en las investigaciones a nivel medio superior, en Torreón la industria es la que ha aportado para poder realizar los proyectos.

Tal es el caso de Industria Peñoles (productora de minerales), que proporcionó magnesio, selenio y telurio, metales con los cuales se crearon las dos celdas Tandem; sin embargo, el proyecto acaba de recibir financiamiento del Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica (FonCyT), ingreso que se invierte en realizar las últimas pruebas de laboratorio y obtener las patentes.

Fuente: La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *